Gustavo Masso


Cuando ella descubrió su primera cana
quiso arrancarla de un tirón,
pero como el odioso pelo blanco se prolongaba,
jaló
y
jaló
mientras su cuerpo se destejía,
hasta que sólo quedó
una niña llorando
asustada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: