Inútil, Te Seguiré Abrazando — J. Porcupine


“La turbadora manera de descubrir las cosas
la experimento a diario.
La verdad sorprende, a veces asusta y siempre se impregna en uno,
y es difícil explicar el cómo cuesta superar
cada verdad descubierta en el camino,
te duela o te sane.

Es difícil explicar cómo buscando una verdad
te encuentras con otra
que puede ser peor o mejor que la que buscabas.

Es difícil explicarle a alguien cómo me carcomen las dudas,
así como lo es también explicar cómo me alegra resolverlas.
Y como me asustan a veces las posibles soluciones
a dudas que quisiera que sus respuestas me favorecieran.

Yo dudando nunca me he sentido tan tambaleante.
Acertando nunca me he sentido tan vivo.
Fallando nunca me he sentido tan…

Ah.
Bastaba que me abrazara para sentirme completo.
Pero faltó más.
Es mi conclusión: faltó más. Y no sé qué. No se me ocurre qué.
O quizás sí sé, porque lo razono…
Y el corazón no razona, pues no piensa, sólo late.
Y la cabeza sólo late cuando sufre dolor.

He sentido muchas cosas.
Y he de sentir muchas más, naturalmente.
Seguiré amando, seguiré escribiendo.
Por más sequías de todo tipo que pase.
Así como la noche seguirá mostrando estrellas,
pasen nubes o no.
Llueva o no.
Mire quien mire.

Cada vez que pude le dije que la quise.
Que la quería, dije.
Que la quiero, digo.
Y aunque ya no lo digo porque prefiero ya no decirlo,
lo sigo sintiendo,
pero sentirlo es una manera de decirlo.
Porque lo hago en cada latido,
y el corazón no me cesa.

¿A cuántas caídas llego? ¿Cuántas caídas llevo?
Mejor ya no llegarte, mejor ya no contar las caídas y con nadie.
O quizá concluir de esa manera no sea lo más sensato.
Pero hay momentos en que no queda más que ser absurdo
aunque no se sienta absurdo.

Sé que faltó más.
Pero no sé qué falto.

No sé qué pensará el mundo cuando lea esto,
ni qué pensarás tú cuando leas esto.
Pero me parece que estoy bien porque me estoy desahogando,
y a falta de ti me tengo a mí.

Pero me falta más.
Y no te voy a reemplazar porque siento que es imposible.
Pero no puedo quedarme con éste vacío,
tengo que llenarlo con algo.

Me falta eso. Y no sé qué pueda ser. Dudo de qué pueda ser.
Y yo dudando nunca me he sentido tan tambaleante.
Acertando nunca me he sentido tan vivo.
Fallando nunca me he sentido tan… inútil.”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: