Virgilio Piñera


El hombre se acuesta temprano.
No puede conciliar el sueño.

Da vueltas, como es lógico, en la cama.
Se enreda entre las sábanas.
Enciende un cigarrillo.
Lee un poco.
Vuelve a apagar la luz.
Pero no puede dormir.

A las tres de la madrugada se levanta.
Despierta al amigo de al lado y le confía que no puede dormir.
Le pide consejo.
El amigo le aconseja que haga un pequeño paseo a fin de cansarse un poco.
Que en seguida tome una taza de tilo y que apague la luz.
Hace todo esto pero no logra dormir.

Se vuelve a levantar.
Esta vez acude al médico.
Como siempre sucede, el médico habla mucho pero el hombre no se duerme.

A las seis de la mañana carga un revolver y se levanta la tapa de los sesos.
El hombre está muerto pero no ha podido quedarse dormido.
El insomnio es una cosa muy persistente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: