– Con ida y vuelta


“Sí, amor, soy un aburrido […] No salíamos mucho, ya que mis sitios, no eran los tuyos. Pero yo era más pendejo: los tuyos, intenté hacerlos míos. Las ocasiones en las que me aventuré a compartir contigo en una discoteca, tu hábitat favorito, fueron más ridículas que mi primera masturbada de preadolescente: juraba que me orinaba, pero más bien se trataba de una eyaculación de aire que finalizaba con una débil burbuja formada por un intento fallido de semen. Te complacía, y siendo condescendiente, ejecutaba esos movimientos pélvicos tan aceptados y reforzados socialmente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: